Inicio      Historia de la Congregación
 
 
 
 
 
 
 



 
 
 
 
HMIG
 
    Las Hijas de María Inmaculada de Guadalupe somos una de las primeras congregaciones mexicanas.

    Nuestra congregación nació en Jacona, Mich. el 2 de febrero de 1878, día en que hicieron su primera profesión religiosa 7 jóvenes deseosas de hacer el bien a sus semejantes y a su Patria por Amor a Jesús.

    Fuimos fundadas por un sacerdote diocesano El padre Dn. José Antonio Plancarte y Labastida.

Nuestro Carisma

Siendo la intuición carismática de Nuestro Padre Fundador el mandato evangélico de " ID Y ENSEÑAD A TODAS LAS GENTES",

Nuestro Carisma es seguir a Cristo Jesús, Apóstol del Padre, a ejemplo de
María Inmaculada de Guadalupe, que nos ayuda con su presencia evangelizadora a ser apóstoles en los ministerios propios del Instituto.

Nuestro Espíritu

El espíritu del instituto es el Espíritu de Dios, que se manifiesta en nosotros en la vivencia de la piedad filial a María Inmaculada de Guadalupe, en la humildad, sencillez, abnegación, fortaleza y prudencia.

Nuestro Fundador: José Antonio Plancarte y Labastida
 
Fué un hombre elegido por Dios para grandes obras en la Iglesia.Nació en la ciudad de México el 23 de Diciembre de 1840.Realizó sus primeros estudios en Guadalajara y Morelia. En 1856 fué enviado por su familia a Europa a continuar sus estudios académicos. Fue ahí en Santa María de Oscott en Inglaterra donde sintió su vocación al sacerdocio y se transladó a Roma a realizar sus estudios eclesiásticos.
 
Fué ordenado sacerdote el 11 de junio de 1865 y el 13 de junio cantó su primera misa en la Iglesia del San Ignacio de Loyola, sobre el sepulcro de San Luis Gonzaga en Roma.

Al regresar a su patria se preocupó sobre todo por formar sacerdotes enviando a Roma un buen número de jóvenes al Colegio Pío Latino, de donde regresaron a su Patria, algunos llegaron a ser Obispos.

Trabajó incansablemente por coronar al la Santísima Virgen de Guadalupe y embellecer su santuario de donde fué abad en 1895.
Construyó el templo expiatorio de San Felipe de Jesús en la ciudad de México el cual fué consagrado el 5 de febrero de 1897.

Pero su obra predilecta, la que más amó fue la Congregación de Hijas de María Inmaculada de Guadalupe que desde hace 127 años sigue estando al servicio de nuestros hermanos, sobre todo de los más necesitados.